¿Y si Bob Iger hubiera regresado a Disney para revenderlo a Apple?

El 21 de noviembre, The Walt Disney Company sorprendió con un movimiento en sus niveles más altos que dejó boquiabierta a la industria. La compañía dejó a Bob Chapek como director ejecutivo solo dos años después de asumir el cargo. En cambio, devolvieron la silla del director ejecutivo a su predecesor, Bob Iger, el hombre detrás de las adquisiciones de 21st Century Fox, Marvel Studios, Lucasfilm y Pixar.. La compañía argumentó que solo Iger sería capaz de sacar adelante a Disney en una época llena de cambios y con un futuro muy incierto para el entretenimiento audiovisual.

Desde su regreso, ha habido muchos chistes y rumores sobre qué más podría comprar para solidificar la posición de The Walt Disney Company. Pero lo que no esperábamos era que uno de los principales chismes en los pasillos de Hollywood no fuera la compra de Iger, sino la intención de poner Disney a la venta. Según The Wrap, un miembro de la empresa está convencido de que colgar el cartel de “se vende” es más que probable: “Él va a vender el negocio. Este es el pináculo de los acuerdos para el negociador final”..

Pero, ¿a quién intentaría vender Disney? La que más suena es Apple. Un ex alto ejecutivo de la empresa cree que es la empresa más cercana a la forma de trabajar en la casa del ratón y que tienen “identidades de marca similares”. Además, cree que para Bob Iger sería el mayor trofeo de su carrera: “Seré el último CEO de Disney”. Esta no es la primera vez que se escucha una fusión entre Disney y la manzana. De hecho, en el libro “Lecciones de Liderazgo Creativo”, escrito por el mismo Iger, explica que si Steve Jobs aún estuviera vivo, la conversación sobre la unión de las dos empresas se habría dado con seguridad. Iger y Tim Cook no tendrán la fuerte amistad que tenían con Jobs, pero Disney y Apple han seguido trabajando juntos y tienen una buena relación.

¿Influirían en los tribunales antimonopolio?

Pero esa sería una de las mayores adquisiciones de la historia, ya que Disney es una empresa de casi 200.000 millones de dólares. Apple podría permitirse la compra, aunque sería un movimiento arriesgado para una empresa que tiende a ir a lo seguro. Y por otro lado, Es muy difícil que una compra de este tamaño convenza a las jurisdicciones antimonopolio, que ya han analizado la adquisición de 21st Century Fox. y que ahora tendrían en sus manos otra fusión entre una empresa audiovisual y un gigante tecnológico, y no cualquiera. Por ahora son solo rumores, pero todo apunta a que los dos años adicionales que ha firmado Bob Iger como director ejecutivo de The Walt Disney Company van a ser intensos.