Uruguay, en proceso de emisión de su peso electrónico

hace algunos años Uruguay tenía un peso numérico efímero—el peso electronico—, pero fue una experiencia piloto, a escala reducida y en un entorno restringido. La prueba, realizada por su Banco Central (BCU), confirmaron las autoridades, pero ahí quedó.

Posteriormente, en 2020, cambió el gobierno y asumieron nuevos administradores, quienes en un principio no consideraron el tema como una prioridad.

Sin embargo, ahora el BCU ha descongelado la idea de emitir una moneda virtual, o al menos sentar las bases y establecer un cronograma en esa dirección. Lo informó en una sentencia que forma parte de un documento de mayor amplitud presentado este miércoles por su presidente, Diego Labat, ante una audiencia en la que estuvo el ministro de Economía, lirio arbeleche y el presidente Luis Lacalle Pou.

En el marco de la “Hoja de ruta del sistema de pagos” con las líneas de acción de 2023 a 2025, indicó que “desarrollará un marco conceptual y una propuesta de hoja de ruta para la emisión de dinero electrónico por parte del Banco Central”.

Con la moneda laboratorio virtual lanzada en noviembre de 2017, que estuvo operativa durante seis meses, hasta un máximo de 10.000 personas con teléfonos móviles de la empresa estatal Antel pudieron experimentarla, ya sea para pagar o para transferir dinero desde una app. Cada E-Peso equivalía a un peso uruguayo, y la emisión de prueba tenía un tope de hasta $20 millones, aunque algunos permanecieron en la “bóveda” virtual de la Autoridad Monetaria Oriental.

En agosto pasado, Labat abrió la puerta a una versión digital del peso uruguayo. “Han cambiado algunas condiciones para empezar a revisar (el proyecto) de nuevo, seguramente con otros problemas. Mi principal apuesta -aunque no son del todo incompatibles- es el sistema de pago rápido, FPS. Las transferencias instantáneas se han ido y funcionan, pero, si trabajar bien y acelerar, es un escenario. Y si no evoluciona rápido, es otro. Juega mucho”, dijo durante una entrevista con la revista Búsqueda.

Y agregó: “No es para decirle (a E-Peso) ‘lo tiramos’. Es ‘Creo que al final el camino es mucho más saludable si tienes un sistema de pago ágil, una plataforma en línea que permita jugar a todos los jugadores’. Que la fintech pueda estar conectada y que pueda funcionar, como en el caso de Inglaterra o Brasil. Si tomamos más medidas, que aún no hemos hecho, la moneda digital ya no tiene mucho sentido”.

La nueva “hoja de ruta” hasta 2025 confirma la intención de ir en esta dirección.

Arabia Saudita decapitado

Con respecto a los pagos en general, El BCU indica en este documento que buscará impulsar un “sistema eficiente, integrado y accesible, fomentando la competencia en el mercado”. Pero no entra en detalles, pero informa de que dará a conocer su programa de trabajo cada año “con previo aviso, a todos los usuarios y agentes económicos implicados en el sistema de pagos. En cada periodo, las medidas y productos concretos a conseguir y sus correspondientes cronogramas de desarrollo”.

Mientras no exista la moneda digital, los uruguayos seguirán realizando sus pagos con los billetes físicos que hoy lucen los rostros de históricas personalidades nacionales, varias del ámbito cultural, como la poetisa Juana de Ibarborou o el pintor Pedro Figari.

Uruguay pregunta
La ira de la comunidad judía