Serbia y Kosovo llegan a un acuerdo en la ‘guerra de matrículas’

El brote más reciente fue provocado por los planes de las autoridades de Pristina para comenzar a imponer multas a miles de automovilistas serbios que viven en el norte de Kosovo y que actualmente tienen matrículas emitidas por serbios.

Un conductor quita una pegatina que cubre las marcas nacionales de las matrículas de su automóvil en el cruce fronterizo de Jarinje Reuters

enrique serbeto

Representantes de Serbia y Kosovo acordó anoche poner fin, al menos por ahora, a la disputa por las matrículas de los automóviles, tal y como anunció el Alto Representante para la Política Exterior de la UE, jose borrell.

“Hemos llegado a un acuerdo”, escribió Borrell en las redes sociales, en referencia a la decisión de ambas partes de abstenerse al menos de escalar la situación.

El brote más reciente fue provocado por los planes de las autoridades de Pristina para comenzar a multar a miles de automovilistas serbios que viven en el norte de Kosovo y que actualmente tienen matrículas emitidas por Serbia, que no reconoce la declaración de independencia de su antigua provincia. Cientos de serbios se retiraron de las instituciones públicas kosovares como protesta.

El acuerdo anunciado por Borrell es muy similar a la propuesta que habían rechazado el lunes, cuando fueron convocados a Bruselas, el presidente serbio, Alejandro Vucicy el primer ministro kosovar, Albin Kurti, y es que Serbia dejará de expedir matrículas con los nombres de localidades que actualmente forman parte de Kosovo y que las autoridades kosovares no insistirán en que los coches que ya las llevan las sustituyan.

Borrell también afirma que ha invitado a representantes de ambas partes a reunirse “en unos días para discutir los próximos pasos”, lo que confirma que hay muchas aristas en este acuerdo que aún no se han cerrado.

Desde Washington, el Departamento de Estado emitió un comunicado elogiando el trabajo de Borrell y pidiendo a serbios y kosovares que “se concentren urgentemente en normalizar las relaciones bajo los auspicios del diálogo promovido por la UE”.