Por necesidades de financiamiento, el Banco Central flexibilizó una polémica norma que ha perjudicado a las fintech

El Banco Central cambió la regla que obligaba a los bancos a “igualar” el 100% de los depósitos realizados mediante monederos electrónicos con el dinero de las cuentas de sus usuarios. A pesar de que el finiquito original, sancionado el 30 de diciembre dese basó en que este dinero debe ser siempre líquido y disponible para los usuarios, ayer, el BCRA autorizó que casi la mitad de estos fondos puedan ser depositados en valores públicos que no vencen hasta 2027.

La decisión de la Centrale tiene un impacto en torno una bolsa que el mercado fintech estima en 60.000 millones de pesos. Este es el saldo diario que debe mantener la fintech en forma de “cash”, es decir, debe dejar depositado en el Banco Central sin remuneración alguna. A partir de ahora, El 45% de este dinero se puede depositar en bonos públicos, de los cuales las fintech obtendrán sus ingresos.

La sucesión de estándares ha comenzado en 2020, cuando el Banco Central obligó a las fintech a depositar todo el dinero en monederos electrónicos, como Mercado Pago o Ualá, al final del día en una cuenta bancaria con el fin de brindar mayor seguridad a los usuarios. Esta enorme cantidad de fondos depositados diariamente generaba intereses que constituían un ingreso muy relevante para fintech, especialmente para los más pequeños que aún no están generando ganancias. Debido al alto monto de estos fondos, muchos bancos y fintechs han firmado acuerdos con tarifas especiales, generalmente por debajo de la inflación.

Pero el 30 de diciembre, el BCRA amargó el fin de año para las fintechs: siempre que a partir de 2022 estos fondos sean 100% “embedded”, algo muy inusual porque casi no hay otro depósito en el sistema financiero argentino que tenga este requisito para ser inmovilizado en su totalidad.

La decisión del Central afecta en torno a un stock que el mercado fintech estima en 60.000 millones de pesos. Este es el saldo diario que debe mantener la fintech en forma de “cash”, es decir, debe dejar depositado en el Banco Central sin remuneración alguna.

En ese momento, el BCRA había señalado que la decisión rigurosa sobre estos fondos se debió a “preservarlos de los peligros y garantizar que estén siempre disponibles para los ahorradores. Estas cuentas tienen carácter transaccional y la medida propuesta refuerza este papel y promueve la expansión de los medios de pago digitales, garantizando una mayor transparencia y seguridad.

Entre las fintech, argumentaron que esta seguridad ya debería estar garantizado con la obligación de bancarizar dinero y que no era necesario un ajuste tan drástico. El Central manifestó en este caso que “Estos fondos deberán permanecer inmovilizados en el BCRA, a disposición de sus tenedores..”

Pese al argumento que dio hace 9 meses, el BCRA decidió ayer que a partir de hoy el 45% de estos fondos se depositarán en títulos públicos con vencimiento menor a 5 años.. La regla publicada ayer establece que se podrá “integrar el requerimiento de pesos” utilizando “Bonos del Tesoro Nacional en pesos con vencimiento el 23 de mayo de 2027 hasta 45 puntos porcentuales de la tasa esperada”.

Por tal motivo, Los monederos electrónicos recuperarán parte de la rentabilidad que habían perdido a principios de año. Y al mismo tiempo, Hacienda asegurará la colocación de parte de sus títulos de deuda a más largo plazo.

Cabe recordar que la normativa del BCRA ya disponía que las billeteras declararan por separado su saldo “transaccional”, para realizar pagos, a partir de su saldo colocado como inversión, lo que permiten hacer varias billeteras. La medida emitida ayer no afecta a estos últimos sino únicamente a los fondos que los usuarios tengan en su monedero virtual para poder pagar con transferencias, tarjetas o código QR.

Pese al argumento que dio hace 9 meses, el BCRA decidió ayer que a partir de hoy el 45% de estos fondos se depositarán en títulos públicos con vencimiento menor a 5 años.

La pelea por el “ajuste” del 100% de los fondos en las carteras recién se había generado en enero mercado de pagosque concentra la mayor parte de este dinero, introducir un recurso administrativo como paso previo a la acción legal. El argumento esgrimido por la empresa líder del sector fue que la decisión implicaba “discriminación contra las fintech ». Según fuentes de la empresa, no existe diferencia entre el riesgo del dinero de los monederos digitales depositado en un banco y el de un depósito bancario tradicional. Y la liquidez del sistema estaba por encima del 65%, por lo que no había ningún problema en el sistema que justificara tal recaudación.

Según un cálculo de la firma de investigación y asesoría Nau Securities, La medida del BCRA -que se relajó ayer- representa un costo de entre 40 y 50 millones de dólares al año para el brazo fintech de Mercado Libre.

Para otras billeteras virtuales más pequeñas, obtener una compensación por los fondos transaccionales de sus clientes (quienes, se insiste, todavía están en un banco) es un tema vital. El modelo de negocio de muchas fintechs argentinas, especialmente aquellas en sus primeras etapas, se basa en servicios gratuitos o de muy bajo margen que les permitan captar una masa crítica de clientes para poder desarrollarse. El rendimiento de estos fondos no es despreciable.

SIGUE LEYENDO:

Dura medida del Banco Central contra las fintech
Mercado Libre en guerra con el BCRA: presenta denuncia contra normativa que perjudica a fintech
UIA pidió dólares al gobierno para insumos críticos y Massa exigió no abusar de empresarios
Soy Dollar: Gobierno espera que liquidación de divisas sea 20-25% superior a lo esperado