No compre un seguro – Informe Indigo

Realmente no entiendo cómo es posible que la gente desperdicie su dinero en estos supuestos productos de seguros. Sin duda, tiran su dinero a la calle. Me refiero a las pruebas.

Hay una infinidad de razones que apoyan la tesis expuesta anteriormente, ¡pero unos pocos serán suficientes para convencer a la gente de que no compre un seguro!

Como primer punto tenemos que en México las personas son inmortales entonces eso sería bastante estúpido desperdiciar recursos, que tanto trabajo nos cuesta generar, en la adquisición de seguros de vida. Y no hace falta decir que tampoco hay problema con estar discapacitado; vamos, este tema ni siquiera se conoce en nuestro país.

Por otra parte, encontramos que en estas benditas tierras hace mucho tiempo que se erradicaron las enfermedades y los accidentes, y si se presenta una epidemia de estas contingencias, el IMSS Nos manda una ambulancia aérea y en unos segundos nos instala en una lujosa suite y nos atiende ipso facto, ¿no? Entonces, ¿por qué comprar un seguro de salud o un seguro de gastos médicos mayores? Que imbécil

Además, la Divina Providencia nos cuida para que no suframos terremotos, huracanes, crímenes ni nada por el estilo. (El famoso escritor y filósofo británico Aldous Huxley título seguro su obra más famosa pensando en los mexicanos).

•••

Espero que el sarcasmo de lo escrito te lleve a generar el sensibilización suficiente que solo por estar en este mundo estamos expuestos a innumerables riesgos. Vamos, vivir es un riesgo… y muy grande. Volviendo a lo que hablé hace un rato:

El mismo 19 de septiembre de 2017 recibí llamadas y mensajes de conocidos que me pedían consejo para contratar un seguro de hogar ante los múltiples derrumbes que provocó el sismo en la zona centro de la nación, agregó a la destrucción en Oaxaca apenas diez días antes. . Asunto terrible, pero inconmensurable la cuestión de la pérdida de vidas humanas.

Hice las sugerencias pertinentes y al poco tiempo encontré personas que me consultaron. Pregunta obligatoria: – Finalmente sostenible, ¿qué seguro tenéis contratado? – respondió la inmensa mayoría – ¿claro? que seguro

Y… ¿las buenas intenciones para asegurarse? Descansa en paz.

Espero que esta salvedad sirva para “comprar” un poco sentido de la previsión.

No olvidemos que la sabiduría popular nos enseña que es inútil “después de ahogar a un niño tapar el pozo”.

Recuerda que “No es más rico el que más gana, sino el que sabe gastar”.

Leave a Comment