Microsoft reactiva el lanzamiento de Windows 11 22H2

Hace poco más de una semana, les contamos que Windows 11 22H2, la última actualización del sistema operativo de Microsoft, tenía un problema que afectaba a los jugadores y que, en una respuesta inmediata hasta donde sabemos, los de Redmond habían decidido pausar el lanzamiento de la actualización, impidiendo que los usuarios den ese salto. En lo personal, esta me pareció la reacción más sensata, ya que evitó que el problema se extendiera y afectara a más usuarios que desconocían su existencia y decidieron actualizar su sistema de explotación.

Realmente no fue una sorpresa (me refiero al error), que en realidad comenzó a ser detectado por los usuarios en septiembre, coincidiendo con el lanzamiento de la actualización. Además, en ese momento, NVIDIA ya había informado sobre este problema, culpando a Redmond, pero no fue hasta mediados de ese mes que Microsoft admitió el problema y actuó al respecto, afirmando lo siguiente: “Algunas Los juegos y las aplicaciones pueden experimentar un rendimiento inferior al esperado o sufrir tartamudeos (congelaciones momentáneas o tartamudeo de cuadros) en Windows 11 22H2″.

En ese momento, Microsoft también recomendó actualizar juegos y apps a sus últimas versiones, ante la posibilidad de que ahí se encontrara el problema, total o parcialmente, y no solo en la actualización del sistema operativo. Sin embargo, el hecho de que detuviera la distribución de Windows 11 22H2 en paralelo ya indicaba, en su momento, la sospecha de que algo había pasado en las entrañas del sistema operativo, provocando este problema.

Y sabemos hoy, gracias a una actualización de incidentes, que Microsoft ha reactivado el despliegue de Windows 11 22H2, tras haber identificado el software con el que se produce este conflicto. Así, el asistente de instalación de Windows comprobará en primer lugar si alguno de los juegos o aplicaciones afectados está instalado en este sistema y, en caso afirmativo, impedirá la actualización. De lo contrario, y si el dispositivo es uno de los elegibles para la actualización, se puede instalar. Eso sí, la actualización puede tardar hasta 48 horas en estar disponible para estos usuarios.

Como se puede leer en la actualización del problema, Microsoft afirma que su fundamento es que “LLos juegos y aplicaciones afectados habilitan inadvertidamente funciones de depuración de rendimiento de GPU que no están diseñadas para el uso del consumidorlo que nos hace pensar que los desarrolladores que podrían haber usado tales funciones al desarrollar y probar su software deberían haberlas deshabilitado antes de empaquetar y distribuir las versiones finales.

Sin embargo, también es cierto que estas aplicaciones funcionaban bien antes de la llegada de Windows 11 22H2, por lo que algo debe haber cambiado en el sistema operativo para que ahora tengan estos efectos. No obstante, y para los usuarios interesados, Microsoft especifica que está trabajando en una solución que será publicada en una futura actualización (sin fecha, por el momento).