La agricultura mexicana emite más contaminantes que el promedio de la OCDE

▲ Datos de la OCDE indican que el apoyo a la campaña se ha duplicado, pero su productividad no se ha disparado. Plantación de nopal en la alcaldía de Milpa Alta.Foto Yazmín Ortega Cortés

Dora Villanueva

Periódico La Jornada
jueves, 23 de junio de 2022, pág. 24

El sector agropecuario en México aporta el 14.6% de los gases de efecto invernadero que emite el país, por encima del promedio de las economías de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y su efecto ambiental prácticamente cuadruplica el aporte de esta actividad a la producto nacional bruto. producto interno (PIB).

Al mismo tiempo, la demanda de agua que excede la cantidad de líquido disponible, indicador llamado estrés hídrico, también es muy por encima otras economías pertenecientes a la OCDE; Esto es en gran medida responsabilidad de la agricultura, dado que de cada cuatro litros extraídos de los bienes públicos, tres van al campo, informa la organización.

en el informe Seguimiento y evaluación de la política agrícola 2022la OCDE informa sobre las políticas puestas en práctica a favor del sector primario, cómo se han duplicado durante la pandemia, los efectos ambientales que tiene esta actividad y su peso en el mercado laboral en relación a la baja productividad que muestra.

La organización muestra que la contribución de la agricultura al PIB nacional ha aumentado ligeramente desde 2000 a alrededor del 3,4%, la cifra más reciente. Sin embargo, su participación en el empleo sigue siendo elevada –alrededor del 12% de los trabajadores ocupados–, indicando que la productividad laboral en el sector es mucho menor que en otros.

La OCDE se da cuenta que en medio de la crisis por la pandemia del covid se ha duplicado el apoyo a las campañas, pero esto no necesariamente promueve una mayor productividad; representaron el 0,6% del PIB entre 2019 y 2021, pero dos tercios de ese monto se destinan a transferencias y programas que distorsionan la producción y los mercados.

Aumenta el estrés hídrico

La organización reconoce que la Producción para el Bienestar, el programa de fertilizantes, así como Sembrado Vida, dirigido a los pequeños agricultores, son programas plausible, pero requieren mejoras para garantizar sus objetivos. En este último caso, para evitar que las parcelas sean deforestadas por los potenciales beneficiarios, se podrían considerar subsidios paralelos a los servicios ambientales, recomienda la OCDE.

Más allá de las políticas que respaldan la campaña, la organización arroja luz sobre los efectos ambientales de la agricultura en México y su costo para los recursos naturales del país. La actividad económica no representa ni siquiera el 4% del PIB nacional, pero sí el 75,7% de las extracciones de agua, por encima del 43,7% en promedio en los países de la organización.

Si bien esta cifra es inferior al 82 % en 2000 (el promedio de la OCDE fue de 46,3 %), los recursos están disminuyendo, por lo que el estrés hídrico ha caído del 15,6 % al 19,8 % en dos décadas en México, mientras que el promedio de la organización aumentó del 9,7 al 8,6 %. .

Además, el sector agrícola en México aporta el 14.6% de las emisiones de gases de efecto invernadero, en comparación con el promedio de la OCDE de 9.7%. Estos dos efectos sustentan el comercio agroalimentario, que representa el 8,5% de las exportaciones totales del país.

Leave a Comment