La actual crisis financiera está golpeando duramente al mundo de Bitcoin y las criptomonedas

El criptofondo de cobertura Three Arrows Capital, también conocido como 3AC, cayó en desgracia tras el desplome de Terra (Luna-USD) y la caída del mercado que llevó a Bitcoin por debajo de los 20.000 dólares.

El “criptoinvierno” ya ha borrado el 70% del valor de las criptomonedas. El pánico financiero actual, por supuesto, comenzó a principios de mayo y ya ha producido $ 45 mil millones en pérdidas.

Muchas criptoempresas tienen cientos de millones de dólares de sus reservas depositados en 3AC, que se encarga de invertir ese dinero en activos que, a priori, se supone que son seguros. Pero con la caída de Terra (Luna-USD) y el consiguiente hundimiento del mercado, esto no ha sido así. 3AC sufrió pérdidas catastróficas.

Asimismo, algo similar sucedió con Celsius y BlockFi (plataformas de préstamos de BTC y cripto), que prometían altos rendimientos a miles de pequeños inversores que podrían haberlo perdido todo debido a las inversiones descuidadas de estas entidades del ecosistema digital.

La confianza en el criptomercado, sobre todo, está en mínimos históricos como lo estuvo –recordad– en ciclos anteriores.

Del mismo modo, nadie sabe qué plataforma o intercambio podría ser el próximo en caer en desgracia. Esto provoca un retiro masivo que amenaza a todo el ecosistema criptográfico. Lo que estamos viviendo sería algo muy parecido a una “corrida bancaria” digital. A diferencia de lo que sucede en las finanzas tradicionales como los bonos o acciones u otros instrumentos financieros, en este campo no hay una Reserva Federal que vaya a salvar al sistema criptográfico.

Pero volvamos al trasfondo de 3AC. ¿Quiénes son sus creadores? Zhu Su y Kyle Davies fundaron el fondo de criptomonedas más grande del mundo y se especializan en apuestas “apalancadas”, tomando dinero prestado. La caída de los precios de las monedas digitales ha eliminado miles de millones de dólares del mercado en las últimas semanas y ha dejado al fondo 3AC muy afectado y en una crisis de liquidez. Debido a esto, incumplió al incumplir un préstamo de Voyager Digital que constaba de USD 350 millones en la moneda estable USDC vinculada al dólar y 15 250 BTC por un valor aproximado de USD 305 millones a precios actuales. En total, una deuda financiera de aproximadamente 670 millones de dólares.

A partir de ahora, debemos aprovechar la crisis actual del mundo criptográfico para posicionarnos como un inversor que asume riesgos, pero que sabe lo que hace. Tienes que invertir lo que estás dispuesto a perder. Es en el “capitalismo más salvaje” donde se obtienen las mayores ganancias. Quizás estemos presenciando uno de esos momentos extraordinarios en los que el inversionista de Bitcoin es parte de un nuevo orden financiero global que dura años, incluso décadas. Es un mercado relativamente nuevo y estamos viendo su formación y crecimiento. Hay riesgos, como sabemos, pero también oportunidades. Aprovechemos las ventajas y evitemos los inconvenientes mediante una gestión inteligente del capital.

En definitiva, la volatilidad y la incertidumbre están por delante y no debemos dejarnos intimidar por ello. Bitcoin podría llegar el próximo año o 2024 con la “reducción a la mitad” de nuevos máximos históricos. Los nuevos criptomillonarios de la próxima ronda, sin duda, comenzarán a construirse a partir de ahora en 2022.

En conclusión, comencemos a construir nuestra estrategia ahora. Aprovechemos este momento clave. Aumentemos nuestra exposición hoy mientras otros están paralizados por el miedo al mercado bajista y no pueden ver el potencial que se avecina. Bitcoin es el futuro. Y la paciencia siempre da sus frutos.

Por Damián Bertuetti

Leave a Comment