Juzgan a los yihadistas que querían atacar Barcelona

los audiencia nacional Desde el martes, seis hombres han sido juzgados como presuntos miembros de una célula yihadista y que tenían entre sus planes la perpetración de un atentado en barcelonadonde fueron instalados. El juicio debería haber comenzado el pasado lunes, pero el tribunal acordó suspender la primera sesión por la ausencia de dos abogados.

En su acusación, la acusación pide entre 8 y 14 años de prisión por los delitos de promoción y gestión de banda terrorista, integración en banda terrorista y colaboración activa con banda terrorista.

LOS TERRORISTAS

Rabah H., es para la Fiscalía el líder del grupo terrorista con sede en Barcelona y en el que se habrían integrado otros miembros: Omar N., encargado del entrenamiento y contacto con Daesh; Hatab S., comandante del dispositivo informático, y Lyes A., identificador de objetivos.

El fiscal sostiene que la célula pudo actuar en la capital catalana. “No solo habían sido formados teóricamente en los postulados del yihadismo radical, sino que también habían sido formados en la producción de explosivos y en el manejo de otro tipo de armas y habían iniciado el proceso de adquisición del armamento necesario para tal fin”. , explica por escrito.

CONTACTO DIRECTO CON DAESH

La célula “estuvo en contacto” con el Estado Islámico a partir de Omar N. y “a través de un complejo sistema que consistía en el uso enlazado de varias aplicaciones” y “cuya utilización permitía establecer un diálogo directo con el Estado Islámico”. “. Para contactar a los miembros de Daesh, accedieron a un blog mantenido por alguien que decía ser un contacto autorizado de la organización en la zona de conflicto de Medio Oriente. Más tarde fue enviado a aplicaciones de mensajería instantánea en las que supuestamente conversó “directamente”, desde junio de 2018, con funcionarios del Estado Islámico, quienes lo mantuvieron informado “inmediatamente”.

En su rol de liderazgo, Rabah H., convocó reuniones para formación en ideología radicalprevisto material propagandístico de carácter yihadista a sus compañeros, imponía normas de conducta y seguridad, repartía tareas y marcaba objetivos”,especialmente los intereses rusos“. De hecho, uno de los terroristas fotografió tres yates pertenecientes a empresarios rusos que solían estar fondeados en el puerto de Barcelona.

Imagen de archivo de miembros de la Policía Nacional trasladando a un presunto yihadista / EFE

OBJETIVO, RECLUTAR MENORES

Las reuniones tenían un “doble propósito”, según la fiscalía. Por un lado, para federar al grupo en su voluntad terrorista y, por otro lado, al abrirse a la participación de terceros, incluso menores, facilitaron la Reclutamiento de futuros yihadistas.

La célula, según el relato de la fiscalía, navegó el internet profundo, donde encontró “todo tipo de material salafista violento y radical”. Otros presuntos miembros de la célula, precisa el Ministerio Público, buscaron en Internet varios tutoriales “sobre el manejo de cuchillos de combate” además de “indicaciones sobre cómo realizar ataques utilizando aplastamientos masivosPosteriormente, los yihadistas procedieron a marcar los posibles objetivos.