José Luís Peixoto: “Saramago nunca ha generado consenso en Portugal” | Entrevista | FILLima | LUCES

Tiene horas en Lima pero mentalmente lleva dos años en nuestra ciudad, tiempo en que la pandemia pospuso la presencia de la delegación de autores portugueses, invitados especiales de la Feria del Libro de Lima.

Considerado el escritor portugués con mayor proyección de su generación, se han publicado entre nosotros la primera novela de José Luís Peixoto “Nadie nos mira” (2000), “Una casa en la oscuridad” (2002) y “Galveias” (2012). . Aprovechando su visita, Penguin Random House trae su más reciente libro, “Autobiografía” (2019), en el que tiene como protagonista al premio Nobel portugués José Saramago, en homenaje a un autor con el que tuvo una profunda amistad.

Diez años después de su muerte, ¿qué tan presente sigue Saramago en el debate cultural en Portugal?

Es muy importante. Este año, el 16 de noviembre se celebra el centenario de su nacimiento. Y eso es quedarse corto, porque Saramago nunca ha logrado un consenso en Portugal. Para muchas personas, ganar el Premio Nobel significó tragarse una rana. E incluso después del Oscar, figuras muy importantes de la vida política portuguesa no lo aceptaron. Saramago es una figura con una dimensión literaria, pero en Portugal también fue una figura política y participativa muy fuerte, muy ligada a determinados momentos de la historia, como la Revolución de los Claveles, por ejemplo. En mi novela digo que Saramago despertará el odio durante varias generaciones. Por ejemplo, en 2005, Saramago defendió la integración formal de Portugal en España. Muy poca gente estaba de acuerdo con él en su país.

El escritor portugués y Premio Nobel de Literatura José Saramago es una de las personalidades homenajeadas en esta edición de la FIL Lima. (Foto: EFE)

-Quizás esta suposición estaba ligada a su profundo pesimismo: Saramago consideraba a Portugal un país inviable.

Claro. Hay que tener en cuenta que su relación con España fue enorme. Y su visión ibérica fue más allá de resentimientos históricos mal resueltos. Cuando se trata de temas como la pandemia o la guerra en Ucrania, la gente siempre pregunta: “¿Qué pensaría Saramago?”. Siempre tenía una opinión sobre los grandes temas.

-¿Pervive la figura del escritor como autoridad moral?

Personalmente, soy muy optimista. Tengo una teoría de que los libros, aunque no se consumen tanto como otros productos culturales como las series de Netflix, por ejemplo, llegan a la sociedad a través de las personas que leen y difunden estas ideas. Los libros tienen una larga vida cuando son relevantes, cuando se reconoce la importancia de las ideas que los habitan. Eso no significa que todos lean los libros y noten las ideas en ellos, pero creo que hay una influencia colectiva.

-¿Empiezas en el equipo Saramago o también juegas en Lobo Antunes?

Nerd. A lo largo de los años he profundizado en la lectura de Saramago, que fue un autor que me marcó mucho y tuve una relación personal. Pero Lobo Antunes también es un autor muy importante, incluso podemos decir que es el más influyente entre los narradores de mi época. Es un autor que ha revolucionado la historia. Por eso echo de menos tener que elegir entre los dos, literalmente no hay razón para ello. No se oponen. Son dos personas que vivieron juntas al mismo tiempo, pero cuando bajas en sus relaciones y lidias con las cosas que se decían, todo se vuelve más feo.