Irán enriquece uranio al 60% en planta tras nueva resolución de ONU

Primera modificación:

Teherán anunció el martes 21 de noviembre que había aumentado el enriquecimiento de uranio en un 60% en la central nuclear subterránea de Fordow. Las autoridades iraníes, citadas por la prensa estatal, dijeron que era una respuesta a la última resolución aprobada en su contra por la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA). Es necesario un enriquecimiento del 90% de este elemento químico para crear un arma atómica.

Nuevo desafío de Irán en medio de la última disputa con el organismo de control nuclear de la ONU.

Las autoridades de la República Islámica, citadas este martes 22 de noviembre por la prensa estatal, aseguraron que habían comenzado a enriquecer uranio al 60% en la central nuclear subterránea de Fordow, a unos 32 kilómetros al noreste de la ciudad de Qom, en una antigua base del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

“En una carta a la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), Irán dijo que había comenzado a enriquecer uranio al 60% de pureza en el sitio de Fordow utilizando centrífugas IR. 6 avances”, informó la agencia de noticias ISNA.

El aumento está más cerca del 90 % de enriquecimiento que necesita este elemento químico para crear un arma atómica y muy por encima del 20 % que producía antes del histórico acuerdo nuclear de 2015 con seis potencias mundiales.

De hecho, en este pacto, Teherán se ha comprometido a un límite de enriquecimiento de solo el 3,67%, que se supera con creces tras el reciente anuncio.

La agencia de noticias Fars también dijo que Teherán había iniciado el proceso de “reemplazo de las centrífugas de primera generación (IR-1) con las avanzadas IR-6” en Fordow.

El pacto nuclear hecho hace siete años permite que la República Islámica use solo centrífugas IR-1 de primera generación, pero en los últimos años Teherán ha instalado cascadas de centrífugas avanzadas más eficientes como la IR-2m, IR-4 e IR-6.

Los expertos en no proliferación advirtieron en los últimos meses que el país ahora tiene suficiente uranio enriquecido al 60% para reprocesarlo y convertirlo en combustible para al menos una bomba nuclear.

Si bien Teherán ya aumentó el enriquecimiento de uranio al 60% de pureza en otras fábricas, esta decisión responde a la última solicitud de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA).

El jueves 17 de noviembre, la Junta de Gobernadores del OIEA, compuesta por 35 países, aprobó una resolución que ordena a Irán cooperar de manera urgente con la investigación de la agencia sobre rastros de uranio encontrados en tres sitios no declarados.

La administración de Ebrahim Raisi ya había rechazado el proyecto de resolución el día anterior, cuando aseguró que los cargos en su contra se basaban en datos falsos y advirtió de una respuesta.

Es la segunda orden de la OIEA emitida este año, lo que se ha convertido en un obstáculo para las conversaciones sobre la reactivación del acuerdo nuclear con Irán, ya que el gobierno de Raisi exige el fin de la investigación.

OIEA ‘seriamente preocupado’ por el aumento de las reservas de uranio de Irán

Han pasado casi dos años desde que los funcionarios de la OIEA obtuvieron pleno acceso para monitorear los sitios nucleares de Irán y cinco meses desde que el equipo de inspección se retiró.

A principios de este mes, el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas dijo que creía que Teherán había aumentado aún más sus reservas de uranio altamente enriquecido.

La semana pasada, la OIEA criticó al país por continuar prohibiendo a los funcionarios de la agencia acceder o monitorear sitios nucleares.

Otro informe dice que el director general de la agencia, Rafael Grossi, está “seriamente preocupado” de que las autoridades iraníes aún no se hayan involucrado en la investigación sobre las partículas de uranio hechas por el hombre encontradas en tres sitios no identificados declarados en su territorio.

ARCHIVO-Una bandera iraní en la planta de energía nuclear Bushehr de Irán, durante una ceremonia oficial para inaugurar un segundo reactor en la instalación.  10 de noviembre de 2019.
ARCHIVO-Una bandera iraní en la planta de energía nuclear Bushehr de Irán, durante una ceremonia oficial para inaugurar un segundo reactor en la instalación. 10 de noviembre de 2019. © AFP/Atta Kenare

Este tema se ha convertido en un importante punto de conflicto en las conversaciones para renovar el compromiso firmado hace siete años.

Estados Unidos se retiró unilateralmente en 2018 del acuerdo, conocido oficialmente como Plan de Acción Integral Conjunto, o JCPOA, durante la administración del presidente Donald Trump. El entonces presidente volvió a imponer sanciones económicas a la república islámica, que comenzó a desligarse de los términos del texto firmado.

Lo que en su momento fue visto como un pacto sin precedentes para frenar el programa atómico de la república islámica se ha convertido en un ciclo de rupturas que parece enterrar el acuerdo.

Actualmente, las conversaciones indirectas entre Teherán y Washington, mediadas por otras potencias, se han estancado.

Con Reuters, AP y EFE