¿Es práctico contratar el seguro con la hipoteca? — idealista/noticias

¿Merece la pena contratar un seguro para conseguir una reducción del tipo de interés de la hipoteca? Esta es una de las preguntas más comunes que hacen los consumidores cuando analizan los términos de los préstamos para la compra de una vivienda. Y la respuesta no es sencilla: la contratación de seguros u otros productos financieros supone un gasto anual adicional, aunque en muchos casos este coste adicional compensa.

Según un estudio de Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN), Los préstamos vivienda con bonificación suponen pagar hasta 1.987 euros más al año que un préstamo libre del mismo importe. “Hablamos de préstamos para la vivienda que actualizan su tipo de interés a cambio del compromiso del cliente de contratar una serie de productos complementarios, como seguros, alarmas de hogar o determinadas tarjetas de crédito”, explica la asociación.

Más concretamente, sus datos incluyen un análisis de la prima de coste de las ofertas hipotecarias de ocho bancos (CaixaBank, Banco Santander, BBVA, Banco Sabadell, Bankinter, Abanca, Kutxabank y Unicaja), tomando como referencia un préstamo de importe medio (alrededor de 142.000 euros, según INE) y con un plazo de devolución de 24 años. El estudio parte de este resultado: las hipotecas propuestas con un diferencial reducido (menor y en teoría más ventajoso), suponen un pago anual de 580 euros adicionales respecto a las hipotecas libres.

Sin embargo, en muchos casos, este costo adicional puede compensar a los consumidores. como explica Juan Villén, director de idealista/hipotecas, hay que tener en cuenta dos cosas: “la primera es el ahorro que se produce en los intereses a pagar, que compensan parcialmente el sobrecoste y, en determinados casos, como cuando la hipoteca es alta, pueden cubrir el 100% del coste del servicio A esto se suma que los servicios adicionales son útiles; es decir, aunque asumen un costo, también tienen su significado”.

en esta misma lineaLeyre López, miembro del equipo de investigación de la Asociación Española de Hipotecas (AHE), establece que “los consumidores deben tener en cuenta que, sea cual sea el coste, la suscripción de productos combinados ofrece al deudor ventajas adicionales que, lógicamente, en su defecto, no pueden disfrutar. Tienen un coste porque ofrecen un valor añadido”.

En términos económicos, añade López, “Dependerá de cada oferta. sobre los descuentos, el precio y los productos que es necesario alquilar para obtener dicho descuento. En cualquier caso, cabe recordar que las entidades realizan mayores o menores descuentos en función de los productos contratados, y que no todas las entidades exigen los mismos contratos, ni es imprescindible contratar todos los productos para poder optar a un cierto grado de bonificación. En algunos casos, esto puede compensar económicamente, sobre todo si se tiene en cuenta que algunos de los productos a vincular no son especialmente caros y que es necesaria su suscripción (como un seguro de hogar), independientemente de que no esté obligado a ello. contrato con el banco”. De hecho, insiste, “en algunos casos sólo con la domiciliación de la nómina y del seguro de hogar se puede acceder a las bonificaciones máximas”.

Sergio Carbajal, responsable del sector hipotecario de Rastreatortambién se suma a los argumentos de Villén y afirma que las bonificaciones pueden compensar sobre todo en las hipotecas de cuantía elevada.

“Con los datos de la hipoteca media y la vinculación que supone tener un seguro de hogar y de vida, te puedes ahorrar una media de 40 euros al mes en la cuota de la hipoteca. Sin embargo, como la bancaseguros suele tener un coste elevado, suele ser más ventajoso no tener descuento y contratarlo de forma independiente, en el caso de los seguros de vida es entre un 80% y un 100% más caro con el banco, si bien es cierto que dependiendo de cada caso en particular y el tipo de hipoteca esto puede variar, por ejemplo, para hipotecas de gran importe, dicha bonificación puede resultar mucho más ventajosa“, subraya.

Los bonos más comunes y para qué sirven

Desde la entrada en vigor de la ley hipotecaria de 2019, los bancos no pueden condicionar la concesión de hipotecas a la suscripción de otros productos afines como los seguros de hogar y vida, aunque sí pueden ofrecer al cliente un descuento a cambio. Actualmente, algunos bancos están ofreciendo hasta un punto porcentual de mejora en la tasa de interés de los préstamos siempre que agreguen estos productos adicionales.

Uno de los bonos más comunes que ofrecen los bancos es contratar el Seguro de Hogar. En este punto, conviene recordar que el único seguro exigido por la ley es el seguro contra incendios (también llamado seguro de daños) sobre el inmueble a hipotecar, y que cubre el valor de la vivienda en caso de destrucción y, por tanto, que asegura el valor de la garantía del préstamo (la propia vivienda).

En la mayoría de los casos, Las entidades ofrecen seguros multirriesgo incluido el seguro de incendios y que además protege la propiedad de accidentes domésticos como cortocircuitos eléctricos, daños por agua, robo, daños a terceros, rotura de cristales, etc. Por eso, desde idealista/hipotecas recuerdan que este tipo de seguros es una forma sencilla de evitar verse en la hipotética situación de sufrir un desastre y verse sin casa, pero con una deuda que pagar.

Otro seguro que permite a los titulares de hipotecas reducir el tipo de interés de su préstamo hipotecario es el seguro de la vida. Los datos de Unespa, la asociación gremial que agrupa a las principales aseguradoras de España, indican que los seguros de vida riesgo facturaron 1.685 millones en el primer trimestre, un 1,3% más que un año antes.

Según ASUFIN, el costo de externalizar este producto oscila entre 377 y 633 euros en las entidades analizadas. Recuerde, no obstante, que se trata de un tipo de seguro que cubre al titular o titulares de la hipoteca en caso de fallecimiento, invalidez, enfermedad o accidente y, por tanto, que garantiza el pago del préstamo. En función de la cobertura y de la póliza contratada, además del capital pendiente de pago, se podrán cubrir también los intereses.

Por ello, se recomienda un seguro de vida que cubra la totalidad o parte de la hipoteca, sobre todo para proteger a los herederos de la casa y durante la primera mitad del préstamo, porque es el periodo en el que los bancos aplican más intereses y donde se concentrarán los ahorros. mayor que. A partir de este momento hay que valorar si te interesa mantener el seguro, darlo por terminado o optar por contratarlo con una aseguradora independiente de la entidad financiera.

En este punto, la corredora hipotecaria idealista insiste en que es un seguro más caro, pero cuya conveniencia hay que valorar individualmente, dependiendo de nuestra situación personal, si estamos casados, si tenemos hijos, cuál sería la situación de ellos en el evento de la muerte…

Sin cambios de rutinas y analiza antes de decidir

Más allá de las circunstancias personales, los expertos también insisten en que una manera fácil para que los consumidores identifiquen si deben o no aprovechar estos descuentos es si tu contratación implica un cambio en tu rutina. Y no es lo mismo obtener una mejora de las condiciones cobrando la nómina que utilizando las tarjetas de débito y crédito de la entidad, que es otra de las bonificaciones más frecuentes.

En este sentido, el gerente de idealista/hipotecas recuerda que “si el cliente está acostumbrado a usar tarjeta, no le costará llegar al mínimo que le marca el banco, pero si no la usa habitualmente, sí”. puede ser difícil para él obtenerlo, lo que incurrirá en un costo. Por lo tanto, no debe aceptarlo “.

También hay que recordar que estas tarjetas no suelen tener coste de mantenimiento si la nómina se domicilia en domiciliación, desde ASUFIN señalan que algunas entidades como Caixabank lo repercuten al cliente, lo que puede suponer un pago adicional de aproximadamente 36 euros para cada uno de los titulares de la hipoteca.

En cualquier caso, los expertos consultados recomiendan sacar cifras antes de tomar una decisión al respecto. Según el analista de la AHE, “es necesario analizar cuidadosamente las propuestas y/o acercarse a la entidad para aclarar dudas o a un tercero si se requiere un mayor nivel de asesoramiento”.

del grupo Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) También aconseja al consumidorinvestigar si realmente necesita los productos o está accediendo a ellos con el único propósito de ahorrar puntos porcentuales en su tasa de interés. Aunque ahorras dinero en el pago de tu hipoteca, también debes entender que adquieres otras responsabilidades y más obligaciones de pago a lo largo de la vigencia de la hipoteca con estas bonificaciones. Por tanto, es fundamental calcular cuál sería el coste de la hipoteca a largo plazo con y sin estos productos y decidir en función del resultado. Y una buena fórmula para hacer este cálculo es comparar TAE ofertas de diferentes entidades.

Por último, la UCI recuerda que “los clientes también deben ser conscientes de que las bonificaciones de los intereses hipotecarios sólo se mantendrán mientras se mantengan los productos inicialmente contratados y que dan lugar a dichas bonificaciones. Si alguno de ellos es cancelado, el cliente perderá los bonos y su cuota aumentará automáticamente en la próxima revisión. También es importante tener en cuenta que los precios de los productos contratados pueden aumentar en el futuro y es posible que no siempre seas consciente de ello. Por ejemplo, el seguro de vida aumentará a medida que envejecemos y el seguro de hogar puede aumentar año tras año, especialmente si se reportan accidentes domésticos.

Leave a Comment