Entrevista a Bad Bunny sobre su nuevo disco Un verano sin ti y su papel protagónico como superhéroe de Marvel en El Muerto

“Siempre hay un vecino ahí”, dijo Gabriela con sarcasmo.

Cuando era pequeño, Benito cantó en el coro de la iglesia, rapeó en el programa de talentos de la escuela secundaria y escuchó todo lo que sus padres tocaron para él.. “Mucha salsa”, dijo. “Mi madre escuchaba baladas, merengue y Top 40 en la radio”. A escondidas escuchaba reggaeton. “Lo único que me dejaban escuchar era Vico C”, dice en referencia al nombre artístico de Luis Armando Lozada Cruz, rapero considerado uno de los fundadores del reguetón. “En ese momento, Vico C era un poco tonto, muy vulgar, pero cuando comenzó a hacer música un poco más limpia, me dejaron cargarlo. Pero el primer artista del género que me permitieron escuchar fue Tego Calderón, el primero al que realmente me enganché”.

Nos sentamos alrededor de la mesa grande, comemos ceviche y cerdo, bebemos vino tinto, y Benito sonríe al recordar su primer encuentro con Calderón, el legendario cantante puertorriqueño de hip-hop y reggaetón. “Siempre cuento esta historia de cuando estaba en la escuela: cuando me dio flojera y no me queria levantar me amenazaron para que no me dejara escuchar a tego calderon. Hombre, me levanté tan rápido para vestirme que estaba listo en un segundo. “¡No vas a escuchar la canción de Tego!” Y yo estaba como, ‘Está bien, mamá, está bien. ¡Estoy listo!'”.

Benito fue a la Universidad de Puerto Rico en Arecibo con la intención de especializarse en comunicación audiovisual. Durante su primer semestre, reprobó todas sus materias excepto su especialización. “Y pasé las matemáticas”, dice. En ese momento, estaba escribiendo canciones pero no grabándolas. “Siempre he hecho ritmos, canciones, Latidos. Estaba claro que quería ser artista, pero quería ser serio. Como, realmente trabajo. No es que esté aquí para tratar de hacer locuras, por eso no descargué canciones hasta que me sentí realmente listo, al nivel de flujode ritmo, de palabras”.

Camiseta y pantalón Tokyo James. Propia ropa interior de Calvin Klein Underwear. Sandalias Hermès. Gafas de sol Gucci. reloj Cartier. Cadena de diamantes (en todas las imágenes) Jacob & Co.

Hacia 2014, antes de salir de la universidad, Benito empezó a trabajar en una cadena de supermercados embolsando las compras de los clientes. Fue entonces cuando su amigo Ormani Pérez, quien se había convertido en su DJ oficial, lo convenció de subir canciones a SoundCloud. “Mis amigos siempre me decían que compartiera mis canciones en una página de Facebook que todavía existe. Pero yo no estaba del todo seguro y les dije que no, ahí no, que me quería dedicar en serio a ellas y que las compartiría. cuando estén listos. Luego hubo una escena de niños haciendo música y subiéndola a SoundCloud. Y dije, bueno, eso es lo que voy a hacer yo también”.

La gente empezó a compartir sus canciones y luego más gente. “Primero medio millón, luego un millón”, dice Benito. “Es emocionante lanzar una canción y actualizar la página para ver cuántas personas la han escuchado”. En 2016, Benito llamó la atención de Noah Assad, el fundador de Rimas Entertainment, sello discográfico que rápidamente se ha convertido en uno de los más importantes del mundo latino. La fundó con José “Junior” Carabaño en 2014. Comenzaron como una pequeña red de YouTube que distribuía y comercializaba videos musicales. Todavía debatiendo si firmaría o no por ellos, Benito siguió enviando currículums a tiendas y supermercados y estudiando. Estaba seguro de que siempre haría música, pero no sabía cuánto tiempo le llevaría lanzar su carrera. Se preparó para todo y trató de no derrochar.

Leave a Comment