¿Cuántos “ninis” hay en México y cómo se compara con otros países?

Jóvenes de 15 a 17 años durante las jornadas de vacunación contra el COVID-19 en noviembre de 2021 en Tijuana, México (foto Guillermo Arias / AFP vía Getty Images).

  • 21.7% de los jóvenes mexicanos ni estudia ni trabaja, según la OCDE

  • Una cifra superior al 16,1% que tienen de media los 38 países miembros en su conjunto

  • Además, es el séptimo porcentaje más alto de la organización.

  • Sin embargo, el porcentaje de ‘ninis’ mexicanos ha disminuido respecto a 2018

Aunque su índice se mantiene en niveles muy altos y sigue superando la media de los países miembros de la OCDE, el último informe sobre educación de este organismo indica que El porcentaje de “ninis” en México, es decir, jóvenes de 18 a 24 años que no estudian ni trabajan, está cayendo y es incluso inferior a los máximos previos a la pandemia.

De acuerdo con el informe “Education at a Glance 2022”, que publica anualmente la OCDE, el 21.7 % de los jóvenes mexicanos en este grupo de edad no estudiaba ni trabajaba al momento de la investigación, lo que, según la organización, corresponde al primer mitad de 2021.

Este índice supera en 16,1 % el promedio de los 38 países miembros juntos, pero es el séptimo más alto después de Turquía (32,2 %), Colombia (31,5 %), Costa Rica (29,7 %), Italia (27,1 %), Chile (26,1 %). %) e Israel (22,1%). Destaca la comparación con las economías latinoamericanas, ya que al sumar Brasil (35,9%) y Argentina (24,1%), el índice mexicano es uno de los más bajos de la región.

Sin embargo, al observar el informe anterior publicado en 2021 (con cifras de 2020), se evidencia una disminución en el número de “ninis” mexicanos, ya que en este informe la tasa fue de 23.3%, que en ese momento era igual de superior a el número mundial. promedio para los miembros de la OCDE (15,1%) y tercero después de Turquía (32,2%) e Italia (24,8%).

Mismo, A diferencia del informe publicado hace cinco años, en 2018 (con cifras de 2017), el registro de 2022 es inferioraunque se mantiene estable (ese año fue del 22,1%).

Entrada en el mercado laboral de las nuevas generaciones

Este indicador es clave porque se relaciona con la transición que hacen los jóvenes en la educación para el trabajo. Varios factores influyen en este escenario, como las condiciones del mercado laboral, el entorno económico y el contexto cultural.dice la OCDE.

“En algunos países, los jóvenes tradicionalmente terminan sus estudios antes de buscar trabajo, mientras que en otros, estudios y empleo van de la mano… Cuando las condiciones del mercado laboral son desfavorables, se alienta a los jóvenes a permanecer más tiempo en la escuelaporque las altas tasas de desempleo reducen los costos de oportunidad de la educación y pueden desarrollar sus habilidades cuando la situación mejore”, explica la agencia.

También podría gustarte:

Dos de cada diez jóvenes mexicanos ni estudian ni trabajan (llamados

Dos de cada diez jóvenes mexicanos no estudian ni trabajan (llamados “ninis”), pero la tasa está cayendo. Foto: Getty.

Y agrega que para mejorar la transición de la educación al trabajo, independientemente del clima económico, los sistemas educativos deben apuntar a garantizar que las personas tengan las habilidades que necesita el mercado laboral. “La inversión pública en educación puede ser una forma inteligente de abordar el desempleo e invertir en el crecimiento económico futuro, desarrollando las habilidades necesarias. El apoyo público también podría dirigirse a posibles empleadores, creando incentivos para contratar a jóvenes”.

Las consecuencias de no tener trabajo ni estudiar tienen un impacto negativo en los países, por sus perspectivas laborales y sus resultados sociales, incluso a largo plazo.. Por lo tanto, según la OCDE, es esencial implementar medidas políticas para evitar que los jóvenes se conviertan en “ninis” en primer lugar y para ayudar a quienes lo hacen a encontrar el camino de regreso a la educación o al trabajo.

Barreras a la empleabilidad

En respuesta a una pregunta de Yahoo Finance, el Banco Mundial señaló que en su informe Empleo en crisis: un camino hacia mejores empleos en América Latina post-COVID-19 pudimos ver eso La población de jóvenes que no trabajaba ni estudiaba como porcentaje del total de jóvenes en el grupo de edad (18-29) en México había disminuido desde 2016 hasta antes de la pandemiapero está claro que la pandemia ha tenido un impacto negativo en el mercado laboral, afectando a esta población y aumentando el número de jóvenes en esta condición, aunque la entidad se ha disculpado por no tener datos concretos de este país.

“Diferentes países han tenido diferentes trayectorias en la recuperación y habrá que revisar el caso específico de México para ver qué tan notorio es esto en un número menor de jóvenes que no estudian ni trabajan. Los jóvenes, especialmente los de entornos vulnerables, enfrentan muchas barreras para la empleabilidad. Las intervenciones integrales que buscan abordar de manera conjunta varias de las barreras que enfrenta este sector de la población son las que han arrojado resultados más alentadores. No hay recetas mágicas. Las intervenciones específicas deben ser adecuadas para abordar el problema específico del mercado laboral en cuestión”, respondió el Banco Mundial.

En declaraciones al diario Informador de México, Patricia Ganem, vocera de la organización civil Educación con Curso (ECR), dijo que A pesar de que el gobierno mexicano ofrece becas a esta población a través de su programa Jóvenes Construyendo Futuro, pensar que esto podría ser una solución no es suficiente. y necesitamos políticas públicas que aborden el problema antes en la formación de los estudiantes, para evitar que cuando alcancen la mayoría de edad se enfrenten a dilemas de este tipo.

en su investigacion Oportunidades de empleo y NINI en México: un análisis a nivel municipalpublicado en 2021, las autoras Carla Pederzini, de la Universidad Iberoamericana de México, y Estela Rivero, del Pulte Institute for Global Development, University of Notre Dame, explican que “el hecho de que los jóvenes no estén participando en el mercado laboral no ser motivo de preocupación si el motivo de su no participación fue la permanencia en el sistema educativo. el alto porcentaje de jóvenes que no es así sugiere un problema diferente“.

Pederzini y Rivero argumentan que, Como en la mayoría de los países latinoamericanos, la alta tasa de informalidad afecta el mercado laboral mexicanoresultando en condiciones de trabajo de baja productividad y desprotección contra riesgos laborales o de salud para más de la mitad de la fuerza laboral.

“La informalidad y la precariedad laboral se refuerzan mutuamente, desincentivando la formación y educación de los trabajadores durante la relación laboral, traduciéndose en baja productividad, al mismo tiempo alta rotación y alta informalidad (generalmente ausencia de un sistema de seguridad social universal, justo y eficiente) Evitar que el trabajador permanezca desempleado el tiempo suficiente para encontrar un trabajo correspondiente a sus habilidades y formación, cerrando así el círculo vicioso de los trabajos precarios. Los grupos más propensos a pasar a la informalidad, el desempleo o la inactividad son los jóvenes (menores de 30 años) con menor nivel educativo“, leemos en la encuesta.

También te puede interesar | VIDEO: Qué enseñar a tus hijos sobre finanzas personales