Crítica de ‘Andor’ (Disney+): Silent Heroes

“Andor” finaliza su primera temporada demostrando que se puede hacer una serie de “Star Wars” con entidad propia, sin exagerar con los cameos, las concesiones a los fans y las constantes referencias a la saga. ¡Alerta de spoiler!

Cuando en 2016 salió pícaro uno-de los más notables que se han creado guerra de las Galaxias en el cine en la era Disney – la historia del futuro Andor. Esta es la historia de los héroes silenciosos de la Rebelión. Y así se dirá.

Ni Han ni Leia -aunque salió en Pícaro Uno–, ni Lucas. Lo que importa aquí son los “dunks” que permiten a la Rebelión tener los planes de la Estrella de la Muerte. y así llega un joven de Tatooine para llevarse toda la gloria y medallas. Caracteres que, cCon su sacrificio y sus historias personalesAportan su granito de arena sin esperar nada a cambio. Sólo piden una cosa, sic cabe: que su esfuerzo no sea en vano.

Con este espíritu proletario y abnegado, se presenta Andor desde el principio. Cuando nos mudamos al planeta Ferrix, en el que creció Cassian Andor (Diego Luna) Ya hemos observado que es un rincón del universo guerra de las Galaxias en el que valores como el esfuerzo, la resiliencia y la estoicidad forman parte de su ADN. No hagas mucho ruido para ponerte en marcha, poco a poco, día a día.

Cassian Andor (Diego Luna) recuperó para la ocasión en su propia serie.

Hasta que sea hora de explotar, deja de callarte y rebelde hasta el final. Cómo transcurre en el fenomenal capítulo final de la primera temporada de Andor. Todos estos valores vistos en la gente de Férix, en la gente de Andor, Se trasladaron muy bien a la serie en su conjunto.

‘Andor’ todavía se presenta como la serie inteligente que es. Consciente de su potencial. Lo que puede parecer una debilidad aquí se convierte en una gran fortaleza.

Al guepardo silencioso, y sin el alboroto en las redes de otras series de guerra de las Galaxias Más popular, Andor mostró que, con la paciencia necesaria y la confianza suficiente en su propio productosiempre puedes crear cosas nuevas en Guerra de las Galaxias. Pues paradójicamente, la Franquicia Galáctica parece responder mejor con historias como las de esta serie, que nadie pidió y con un personaje principal que nadie esperaba volver a ver. Historias que van más allá en lugar de ceñirse a lo fácil y exitoso.

Dicho de otro modo, guerra de las Galaxias debe mirar hacia adelante, dejando atrás la obsesión por los cameos abundantes y las conexiones entre series. Emitir, Andor lo hago maravillosamente aunque se trata de un doble spin-off: una serie precuela de una película derivada. Tómalo ahora.

Tony Gilroy, el otro héroe silencioso

En este sentido, Andor, ella siempre se muestra como la serie inteligente que es. Consciente de su potencial. También sabe que esta no es una serie bienvenida ni esperada porque no aparece un mandaloriano, ni regresa un personaje clave de la saga original o las precuelas, ni criaturas tiernas para vender juguetes. Lo que puede parecer una debilidad aquí se convierte en una gran fortaleza.

Con el tiempo, ‘Andor’ será considerada una de las obras de ‘Guerra de las Galaxias’ más interesante, provocativo, inteligente y maduro.

La mejor fuerza de todas. Pues certifica que en guerra de las Galaxiaslo mejor es deshacerse de las expectativas excesivas que cree en el fandom para recorrer caminos míticos anteriormente recorridoss. El creador de todo ya lo ha sufrido, jorge lucas, con las precuelas. El mismo mal afectó a las siguientes secuelas, así como a Han Solo, sin hablar de Obi-Wan Kenobi.

El equipo creativo de el mandaloriano lo sabe también porque lo aprendió con sangre. Su serie ha demostrado precisamente que la única forma posible de triunfar realmente en esta saga es creando nuevos personajes. Sin embargo, cuando recogieron un personaje mítico como Boba Fett, lo golpearon con El libro de Boba Fett. Crear algo nuevo con la seguridad de personajes establecidos como el propio Fett, Luke Skywalker u Obi-Wan Kenobi es extremadamente tentador. Pero es una espada de doble filo. Y las recompensas de renunciar a ellos son más sostenibles a largo plazo.

Mon Mothma (Genevieve O’Reilly) es uno de los pocos personajes establecidos que regresan a ‘Andor’.

Como será Andor. Es posible que no haya tenido tanto éxito como sus compañeros más atractivos. Pero con el tiempo será considerada una de las obras de guerra de las Galaxias más interesante, provocativo, inteligente y maduro. Y aquí el nombre clave es el del creador y showrunner Tony Gilroy.

La supervisora ​​Dedra Meero (Denise Gough) no es la típica villana de “Star Wars”.

Aderezado con la saga Bourne y director de la excelente Michael Clayton, Gilroy se desempeñó anteriormente como un héroe mudo para Lucasfilm en Snape Uno. Allí pasó de ser uno de tantos guionistas a director y supervisor no acreditado de la famosa retoma y remakes que aparentemente arreglaron los problemas de la película antes de su estreno. Ahora Gilroy ha pedido a favor y, a cambio, ha dado vía libre para hacer la serie que quiera.

La trastienda de cualquier cosa que se parezca a ‘Star Wars’

Una serie que no atrae al espectador, llena de zonas oscuras pocas veces vistas en guerra de las Galaxias. Una historia que explica lo que sucede detrás de lo que parece. Como si fuera una trastienda o una cocina, Andor Nos explica lo que no vemos en el resto de historias de la saga galáctica. La historia de cómo Cassian Andor pasa de ser un mercenario forzoso a ser un mercenario por un error que le obliga a huir de la justicia hasta verse implicado personalmente en la rebelión en ciernes. Está lleno de detalles que merecen ser destacados.

Como el interesante personaje del siempre solemne Stellan Scargard. Un facilitador en la sombra que busca organizar los diversos frentes rebeldes en una red. Su personaje da una lección clave al resto: hDebes estar preparado para usar métodos que usaría el propio Imperio. O las laboriosas incursiones en las entrañas burocráticas del Imperio. Ya sea en spin-offs donde intenta escalar sin un centavo Syril Karn (Kyle Soller) o en las oficinas de la BSI, la Oficina de Seguridad Imperial, una especie de Gestapo o Stassi del Imperio, donde la expeditiva Dedra Meero (Denise Gough) hace carrera.

Luthen Rael (Stellan Skarsgard) a los mandos de su magnífica nave.

También una de las pocas reelaboraciones de personajes anteriores. la del senador mi polilla (Genevieve O’Reilly) cuya trama no solo pone de relieve los esfuerzos (silenciosos) que esta política aparentemente elitista está haciendo por la Rebelión, sino que también nos permite volver al mundo de la política en la capital. coruscant que fue olvidado después de las precuelas.

Con la aparición de Andy Serkis en ‘Andor’, Tony Gilroy y compañía subvierten el tic cansado del cameo galáctico.

Sin olvidar el gran éxito de andore: el pequeño arco de los episodios 8, 9 y 10. Donde Cassian se encuentra en una prisión digna de películas distópicas como este mítico comienzo de George Lucas con Robert Duvall como protagonista, Gracias 1138. La llegada a la prisión de Narkina 5 nos trajo el mejor capítulo de la serie (el décimo) y arrastró Andor hizo niveles de crueldad e impotencia que tal vez la alejaron del concepto macro de guerra de las Galaxias pero que, sin embargo, Trajeron un tipo totalmente diegético de dureza y sufrimiento a este universo..

Las ramificaciones más deshumanizantes del reinado de terror del Imperio cobran vida en esta prisión que también funciona como campo de trabajo. Ubicación de un objetivo quirúrgico en el que, además, Andor De la portada salió el mejor personaje de toda la serie: Kino Loy.

Andy Serkis es Kino Loy, el gran as en la manga de ‘Andor’.

Y lo hace con una brutal pirueta de casting: Andy Serkis. El actor, famoso por su actuación histórica como Gollum en Señor de los Anillos –justo después de su trilogía como César en la última saga de El planeta de los simios-, En particular, se encargó de dar vida, mediante captura de movimiento, al bad-señuelo de las suites, Jefe Supremo Snoke.

Con la aparición de Serkis en Andor, Tony Gilroy y compañía subvierten el tic cansado del cameo galáctico. Y parecen estar diciéndoles directamente a Disney y Lucasfilm: “Has desperdiciado a un gran actor como Serkis en un papel decepcionante y totalmente incidental y ahora te mostraremos lo que es bueno”.

Con Serkis en pantalla, la serie estalla. Desborda intensidad, espíritu y audacia. También durante estos episodios, la música -notable a lo largo de la serie- adquiere otro tono, lleno de sintetizadores, que añade otra capa, muy digna de la ciencia ficción clásica, a la serie.

Las escenas entre Eedy Karn (Kathryn Hunter) y Syril Karn (Kyle Soller) nunca se ven en “Star Wars”.

En resumen, cuando más cansados ​​estábamos de guerra de las Galaxias y sus constantes contradicciones en sus planes de ejecución, Andor llega en silencio para recordar a todos los involucrados en guerra de las Galaxias (creadores, ejecutivos y público) que nos corresponde dejar atrás los recuerdos mitificados y romper con la nostalgia.

Debemos mancharnos las manos de sangre y estar preparados para cualquier cosa. Como les sucede a los protagonistas de AndorTanto rebelde como imperial. Seres capaces de matar, robar, engañar, espiar y traicionar pero también de sacrificarse, trabajar e involucrarse por una causa superior a ellos mismos. Solo entonces, con héroes silenciosos, pueden brillar los héroes que se llevan todo el crédito.

  • Título de bonificación: Quédate hasta el final de todos los créditos para ver una pequeña escena extra. Aunque es cierto que esto parece un añadido autorreferencial de los que han abusado últimamente guerra de las Galaxias y precisamente huir Andor, destaca algo que he estado sintiendo y aporta un personaje más trágico al arco argumental de la prisión.

Escrito por Guillem F. Marí en noviembre de 2022.

Ver más en Andor.