Colombianos apoyan Paz Total, pero se muestran escépticos ante mejoras de seguridad de la FIP

La gran mayoría (67%) de los colombianos conocen la política de Paz Total. El 79% dice que entiende y el 85% lo apoya.. Así lo revela la más reciente medición de la encuesta Figuras y Conceptos Polimétricos, que incluyó un módulo especial, en alianza con la FIP, sobre esta iniciativa liderada por el presidente Gustavo Petro.

“Asocio esta alta comprensión y aceptación con la idea de que, en general, los colombianos siempre hemos preferido el camino negociado y la paz”, dijo la directora de la FIP, María Victoria Llorente, al presentar los resultados. “Esa ha sido una constante en las encuestas durante los últimos 20 años. Sin restarle nada a que Paz Total es una política muy reconocida”, agregó.

Cuando investigas quién te apoya más y quién te apoya menos, el resultado es predecible. El 93% de los que están de acuerdo con Paz Total se consideran atados a una ideología de izquierda. “Donde hay menos apoyo es entre las personas que se identifican con la ideología de derecha, de ingresos medios y sin hijos”, explicó César Caballero, director de Figuras y Conceptos.

“Los resultados muestran que todavía estamos polarizados en el tema de la paz”, dijo Llorente, aunque destacó que sorprende que el nivel de aceptación sea tan alto, tratándose de una encuesta urbana.

Preguntas sobre la mejora de la seguridad y las condiciones de vida.

Los colombianos se muestran escépticos sobre la mejora de la seguridad y las condiciones de vida que traerían las negociaciones con los grupos criminales que ofrecen una paz total. Solo el 26% cree que mejorará la seguridad y el 29% que cambiará las condiciones de vida en las comunidades. Además, existen dudas de que el gobierno realmente lleve a los grupos armados a someterse a los diálogos de paz. Solo el 18% cree que lo hará. “Los colombianos todavía están muy abrumados por los delitos cotidianos”, dice Llorente.

Ante la posibilidad de negociaciones de paz o sometimiento a la justicia, los dos medios que se ha propuesto el gobierno para lograr la paz total, parece que, en su mayoría, los colombianos prefieren que el Clan del Golfo y las oficinas del narcotráfico se sometan a ( 55 y 59% respectivamente) y que negocian con el ELN (59%).

“Durante las negociaciones con las extintas FARC siempre hubo una desconexión entre la aceptación del proceso en las zonas afectadas por la violencia y las ciudades. Hoy vemos que hemos evolucionado y hay un impulso hacia la Paz Total”.

María Victoria Llorente
Director de la FIP

“Aunque los grupos armados están haciendo todo lo posible por no distinguir entre los que son más políticos y los que son menos criminales, hay cierta claridad sobre el camino a seguir. Cuanto más bajo en la escala del crimen, más gente sabe que la sumisión es el camino a seguir”, dijo Llorente.

La gran división entre los colombianos urbanos es qué hacer con la disidencia. Se dividen en dos: el 43% dice que el camino es la negociación, y el 49% la sumisión. “Quizás esto refleja la confusión que ha expuesto el propio gobierno. La Ley de Orden Público que el Congreso aprobó recientemente es ambigua en cuanto al camino a seguir”, subrayó el Director de la FIP.