Cinco sencillos ejercicios para mantenerse en forma y prevenir caídas en personas mayores

los caídas son un importante problema de salud pública. Según cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen 684.000 caídas mortales, lo que convierte a este problema en la segunda causa de muerte por lesiones no intencionadas en todo el mundo, por detrás de los accidentes de tráfico.

los edad Es uno de los principales factores de riesgo de caídas. Los ancianos tienen mayor riesgo de muerte y lesiones, y el riesgo en este grupo aumenta con la edad. los adultos Las personas que se caen sufren lesiones de moderadas a graves, como conmociones cerebrales, fracturas de cadera y lesiones en la cabeza.

Las implicaciones de la caída pueden depender de otros factores, como los deterioros físicos, sensoriales y cognitivos asociados al envejecimiento, así como la falta de adaptación del entorno a las necesidades de la población anciana.

En este sentido, los fisioterapeutas recuerdan la importancia de mantener un buena forma fisica que, junto con una correcta alimentación y un buen descanso, favorece un envejecimiento saludable y seguro.

Cinco ejercicios para mantenerse en forma y evitar caídas

El ejercicio físico debe adaptarse a las necesidades de cada grupo. Desde el Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña ofrecen cinco ejercicios que se pueden adaptar según el estado de salud de cada persona:

  1. caminar de lado. El objetivo de este ejercicio es caminar de una manera un poco diferente a la que solemos hacer, y que es más compleja, pero que ayuda a mejorar el equilibrio y entrena la movilidad. La persona debe dar pasos laterales, apoyándose en una mesa, silla o pared si es necesario para mantener el equilibrio. Para que no haya accidentes, es importante crear un ambiente seguro, eliminar obstáculos y, si es necesario, contar con una persona de apoyo y supervisión.
  2. hacer ejercicio con una silla. La posición: detrás de una silla que sirve de elemento de apoyo. A partir de ahí, deberás levantar alternativamente las plantas de los pies y los talones.
  3. siéntate y levántate. Sí, suena muy simple, pero este ejercicio también puede servir para nuestro propósito. Los fisioterapeutas recuerdan que esta es una de las rutinas más complicadas cuando se padecen dificultades de movilidad. Consiste simplemente en sentarse y levantarse de una silla, intentando apoyar lo menos posible los brazos, aunque también se pueden utilizar los brazos como ayuda, en caso de ser necesario. Es importante que otra persona supervise este ejercicio si el usuario experimenta mareos o dificultad para mantener el equilibrio.
  4. antes de los estiramientos. Para este ejercicio, también necesitará usar una silla. El usuario levantará alternativamente las piernas, tratando de mantenerlas rectas y espasmódicas. Según estos fisioterapeutas, es importante intentar bloquear la rodilla y mantener la otra pierna en el suelo.
  5. equilibrio del tren. Sin duda, la pérdida del equilibrio es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta este colectivo. Mantener esta función es de suma importancia en la prevención de caídas. Se puede ejercitar de una manera muy sencilla: levantando alternativamente una pierna, manteniendo la otra en el suelo. A diferencia del ejercicio similar con silla, en este caso debe realizarse sin elemento de apoyo, ya que el objetivo es que la persona pueda sostenerse sobre una sola pierna sin apoyarse en la superficie.


leer también

Raquel Sáez

estera de yoga


leer también

Guiomar Rovello

Los 4 Mejores Ejercicios para Acelerar el Metabolismo y Adelgazar


leer también

laura hernandez

HIIT

Leave a Comment