Banca abierta: empoderando a los clientes

Por Mijael Feldman, CEO de getxerpa

Rapidez y sencillez en el uso de los servicios es casi imprescindible en estos días para cualquier negocio. El mundo financiero no está exento de esta responsabilidad. En una sociedad hiperconectada, Internet ha transformado la forma en que las personas interactúan con las entidades financieras, siendo necesario facilitar los trámites y el trabajo en una experiencia cada vez más personalizada.

Mijael Feldman, director general de getxerpa.

En este contexto, nació el concepto de “banca abierta” como mecanismo para atender las nuevas necesidades de los consumidores. Con la banca abierta, los clientes son dueños de su propia información financiera, lo que hasta hace poco era impensable. Los bancos siempre han sido los propietarios de estos datos, ya que son ellos quienes los almacenan y gestionan, sin dejar al cliente la posibilidad de compartirlos fácilmente con terceros. Por eso, gracias a la banca abierta, los usuarios se convierten en los verdaderos dueños de la información de sus cuentas bancarias y de ahorro, hipotecas y tarjetas de crédito, concentrando todos estos datos en un solo sistema a pesar de que los productos provienen de diferentes entidades financieras.

De esta forma, los bancos se verán obligados a integrar APIs estandarizadas (Interfaz de Programación de Aplicaciones en inglés), ofreciendo abiertamente a sus clientes la posibilidad de utilizar la información bancaria con total seguridad, en el mismo espacio digital en el que inician una transacción. Es importante señalar que la función de intercambio de datos financieros sólo ocurrirá con el consentimiento expreso de los titulares de esta información.

Algunos ejemplos para comprender mejor cómo funciona la banca abierta:

1. Agiliza los procesos de cotización de créditos. Hoy en día, las personas tienen que acudir a diferentes instituciones financieras para cotizar crédito, solicitar información y compartir la documentación requerida. El banco debe entonces hacer una evaluación y devolver la oferta. Con la banca abierta, es mucho más simple. Cualquier institución financiera podría simplemente pedirle al cliente que ingrese su información, a través de una API, para realizar una evaluación de riesgo en minutos sin tener que pedirle al cliente documentos adicionales.

2. Mejora la gestión de las finanzas personales. La mayoría de las personas tienen varias cuentas bancarias, un fondo mutuo en un banco, una tarjeta de crédito en otro y tal vez una cuenta de ahorros en una fintech. En otras palabras, el dinero está fragmentado.

En este sentido, la banca abierta le da a una entidad financiera la posibilidad de ofrecer a su cliente la posibilidad de gestionarlo todo desde un único lugar. Los clientes pueden unir las credenciales de todas sus entidades bancarias y condensar la información en una sola plataforma, acceder fácilmente a su estado de cuenta, saber cuánto se ha gastado en el mes, cómo están las deudas, entre muchas otras herramientas.

3. Mejorar las condiciones de la deuda. A veces los clientes tienen deudas con varias instituciones ya diferentes tasas. Teniendo tal deuda repartida una y otra vez, es difícil pagarlas todas. La banca abierta ofrece la solución de conectar todas las deudas en un solo lugar y a una tasa mucho más conveniente.

En varios países, como México, Brasil, Inglaterra e Italia, se promueve fuertemente la banca abierta para fomentar la competencia, la innovación y una mejor salud financiera de manera saludable. Todo ello en beneficio del consumidor. Se están abriendo nuevas oportunidades para que las instituciones financieras y las empresas fintech trabajen juntas para ofrecer una mejor experiencia al usuario final. Es por ello que cualquier acuerdo que avance en esta dirección es un gran triunfo tanto para el consumidor como para las instituciones.

Leave a Comment