Así es como la difusión de información falsa en las redes sociales puede afectar la salud mental y las emociones

A pesar de estar en boca de todos hoy en día el término fake news no es reciente ya que empezó a utilizar en 1891. Sin embargo su imparable trough ha producido en el siglo XXI gracias a la difusión que estas noticias falsas han encontrado en redes sociales . Algunos datos que hablan de su poder: el 52% de los adultos en Estados Unidos han compartido información en redes sociales que luego supieron que era falsa, la 56% de los usuarios de redes sociales en España dicen que encuentran noticias falsas con frecuencia y las noticias falsas tienen un 70% más de probabilidades de ser ‘retuiteadas’ que las noticias confiables.

Además, contribuyen a cambiar las corrientes de opinión en elecciones, campañas sanitarias, temas de interés colectivo e incluso en conflictos armados, como se ha visto con temas como las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, la pandemia o la última guerra en Ucrania. . .

¿Es posible que el educación emocional ayudar a mejorar el uso de las redes sociales evitar ¿Difundir bulos o noticias falsas? Para Trinela Fernándezpedagogo especialista en educación emocional, experto en intervención psicológica en un contexto educativo y en materia de fake news, es una de las claves para aprender a gestionar esto sobredosis informativa porque “todo el mundo usa las redes sociales pero no todo el mundo sabe gestionarlas emocionalmente”.



Para el experto, quien recientemente participó en el webinar Educación emocional para prevenir la difusión de información falsa organizado por el Red Internacional para la Educación Emocional y el Bienestar (RIEEB): “La pandemia nos ha hecho tomar conciencia de que somos víctimas de información falsa y que participamos de alguna manera en la difusión de esta información. Sin embargo, la educación emocional puede ayudar a mejorar el uso de las redes sociales y lograr interacciones saludables que nos brindan con el bienestar para contribuir al bienestar común”.

Según Trinela Fernández, se puede educar a los usuarios de todas las edades para que gestionen adecuadamente sus emociones y eviten difundir información falsa innecesariamente: “como siempre en la educación emocional, se trata de aprender y entrenar”. ¿Cómo? Pues aprendiendo cómo funciona el fenómeno de las fake news, sabiendo también cómo activamos emocionalmente con esta noticia falsa y equipar a la gente con herramientas emocionales para controlar su propagación.

“¿Por qué las noticias falsas funcionan tan bien? Debido a que generalmente buscan que la emoción prevalezca sobre la razón, lo que disminuye el discernimiento de la verdad y provoca conductas impulsivas ligadas a la difusión, las principales emociones que buscan evocar las fake news son la ira, el miedo y la sorpresa”, explica el especialista quien también afirma que hay muchos estudios que concluyen que los usuarios que reportan un apego emocional a las noticias son más propensos a creer en noticias falsas.

¿Por qué, según la especialista, puede ser útil la educación emocional frente a las fake news? “Porque es un gran recurso, moderadamente accesible y porque hay toda una ola de educación en medios, entendimos que era necesario”. ¿Y cómo se logra esta alfabetización? “Tienes que tener un entrenamiento cognitivo para mejorar el pensamiento crítico y la reflexividad, la formación técnica -con conocimiento de medios, plataformas y redes, así como de cómo se crean, funcionan y difunden las noticias falsas- y el aprendizaje en habilidades emocionales para contrarrestar la activación emocional que afecta al discernimiento. Deberíamos tener un conocimiento similar en estas tres áreas para reducir la difusión de noticias falsas”.


Psicóloga y experta en relaciones María Esclapez

Según el pedagogo, cuatro razones fundamentales justifican la aplicación del educación emocional para la prevención de la difusión de noticias falsas:

1. Nosotros crear conciencia en nuestras respuestas somáticas iniciales (cambios corporales). Y una persona emocionalmente consciente es, según la experta, una persona que sabe constantemente lo que le dice su cuerpo. “Mientras tenga una conciencia emocional, puedo trabajar en la prevención antes de que de alguna manera explote y cometa un error”.

2. Ayuda reconocer y dimensionar el compromiso emocional generado por la información. “Si me conozco, ya sé qué tipo de noticias me van a poner de cierta manera. Si no me conozco y no reconozco ese compromiso emocional, probablemente lea algo y en tres minutos. Compartiré algo que no debería en dos minutos”.

3. Sirve para detectar si la emoción nos inunda y cómo gestionarla. “Si está emocionalmente alimentado, podrá regresar y saber si su ‘semáforo’ se ha puesto en rojo o si está abrumado y cómo va a lidiar con eso”.

4. Mitigar dependencia emocional al circuito cerebral vinculado a las noticias falsas. “Ya no dependemos tanto de lo que dicen las noticias, así que puedo reconocer en mí mismo cómo actuar, puedo tener una sana independencia de todo eso y puedo actuar con coherencia y objetividad”.

La pedagoga trae su propuesta para trabajar y desarrollar tres competiciones: conciencia emocional, regulación emocional y autonomía emocional.

los conciencia emocional ¿porque?

– Por la capacidad de tomar conciencia de las emociones propias y de los demás. “En la medida en que soy consciente de lo que siento puedo regular, si no soy consciente de lo que siento en el fondo, no puedo pretender regularme”.

– Por la capacidad de percibir el clima emocional de un contexto.

los regulación emocional ¿porque?

– Por la capacidad de gestionar adecuadamente las emociones.

– Tomar conciencia de la relación entre cognición, emoción y comportamiento: lo que pienso, lo que siento y cómo me comporto.

– Disponer de buenas estrategias de afrontamiento y capacidad de autogenerar emociones positivas.

los autonomía emocional ¿para que?

– Por la capacidad de tomar decisiones emocionales por uno mismo y de generar las emociones que uno necesita en el momento adecuado.

– Implica asumir la responsabilidad de lo que hacemos con nuestras emociones. “No es solo porque soy hipersensible sobre un tema específico, solo tengo que transmitir algo falso a todos mis amigos. Es mi responsabilidad manejar esta emoción.

– Interdependencia sana entre autonomía y dependencia afectiva.

El experto recomienda, entre otras cosas, dos ejercicios básicos para hacer frente a las noticias falsas.

desde lo alto técnico:

– Consultar la información en un buscador.

– Introducir el título en un buscador entre comillas para que busque el título de la misma forma.

– Consultar otros portales de noticias, determinar si es contenido patrocinado.

– Buscar imágenes en motores de búsqueda inversa.

– Buscar fuentes, nombres de autores…

– Revisa si es un sitio serio o satírico, si es un perfil auténtico…

Por otro lado, desde la parte más emocional, seguiríamos estos cinco pasos:

– Ver lo que tiene la noticia.

– Identifica cómo te sientes ante esta noticia: miedo, enfado… Valora la intensidad de la emoción del 0 al 10.

– Piensa en lo que dice la noticia.

– Pregúntese: ¿qué tan cierta es esta información? ¿Vale la pena enfadarse por un hecho no probado?

– Actúa: investiga, no compartas sin confirmar…