Abrir cuentas a distancia: cómo funciona el sistema que cada vez optan más bancos

En los últimos años, muchos bancos y fintechs se han visto en la necesidad de adoptar cada vez más soluciones digitales en sus aplicaciones. Uno de ellos es el embarque digital, con el que busca facilitar la experiencia del usuario a través de procesos y gestiones 100% virtuales, sin necesidad de acudir a una agencia.

Los datos biométricos se encuentran entre los más utilizados.. No solo para confirmar transferencias de dinero y acceder a la aplicación móvil de manera fácil, sino también para suscribirse por primera vez en una entidad financiera y solicitar productos como cuentas de ahorro y tarjetas de débito y crédito.

“Van a explotar”: las 7 acciones recomendadas por Bank of America para la llegada del mercado alcista

Un método muy común entre las fintech y las billeteras virtuales es el reconocimiento facial y de huellas dactilares. Los usuarios simplemente se muestran frente a la cámara del dispositivo móvil o colocan sus dedos en la pantalla para el sistema garantiza la identidad y adelante con lo que pides.

orientarse

“Debe ser separado en antes y después de la pandemia. Antes del covid, la brecha era enorme entre los jugadores nativos digitales y el resto de entidades financieras. La pandemia ha llevado a todas las entidades del país a actualizar“, afirmó Ignacio Carballo, head of Crypto & Alternative Finance de AMI (EEUU) y director del ecosistema Fintech de la UCA.

El especialista sostiene que la implementación de estas tecnologías genera que “hoy en día, la la experiencia del usuario no es muy diferente entre una fintech, un banco tradicional y un banco digital”, más allá de la diferencia en los tiempos de registro de nuevos clientes, debido a la normativa que se aplica en cada sector.

La inscripción digital es una calle de sentido único. Reduce tiempo y costes y se realiza en menos de tres minutos. En unos sencillos pasos desde un teléfono móvil, puedes registrarte en un banco y tener una cuenta”, dijo Marcelo Fondacaro, director de comunicaciones de Veritrán, empresa tecnológica que desarrolla estos sistemas para bancos y fintechs.

CÓMO FUNCIONA

Fondacaro explicó que para realizar el registro o registro digital, lo primero que hacen es identificar quién es la persona que envía la solicitud. Para esto, usar plantillas biométricas, generalmente de la cara, para contrastar la autofoto que se solicita al usuario con el documento de identificación.

“Cotejamos la foto con el Registro Nacional de las Personas (Renaper). De ahí, si esta persona tiene un porcentaje de juego por encima de un cierto valorque cada organización establece, Te registramos en línea. A su vez, registramos en línea los productos que la institución financiera quiere”, dijo.

El representante de esta empresa argentina, presente en América Latina, Estados Unidos y Europa, sostiene que el registro del cliente y la apertura de la caja de ahorros se hacen hoy en un velocidad aproximada de 3 minutos, aunque todavía hay empresas que tardan hasta 10 minutos en completar este proceso.

Dentro de cada alta hay varias etapas. Estas etapas son determinadas por las entidades financieras. Algunos piden registrarse en el veraz que el usuario no tiene deudas. Otros piden consultar con el AFIP. Otros piden validarlo con su propio sistema de clasificación. Cada organización determina eso y nos rastreamos unos a otros en base a eso”, explicó.

TASA DE ÉXITO

Fondacaro señaló que existen varias entidades financieras en el país que hacen sus propios embarque para atraer nuevos clientes pero algunos de ellos tienen una “tasa de éxito que no supera el 15% o el 20%”. Es decir, los usuarios que ingresan a la plataforma y completan todo el proceso.

“Tal vez hasta usen las mismas tecnologías. Con las entidades con las que trabajamos estamos por encima del 85%. Incluso, algunos superan el 95%. Es decir, de cada 100 personas que ingresan, 85 completan el proceso, registradas, con un producto en mano. 3 minutos desde el inicio del proceso“, Le aseguro.

Los expertos sostienen que la buena experiencia de usuario es fundamental para la implementación de estas tecnologías. En este sentido, destacan que los procesos deben realizarse “sin fricciones”, pero sin dejar de lado lo relacionado con la seguridad informática para prevenir fraudes y ciberataques.